El chuletón de Ávila o de ternera avileña es el plato más típico de la cocina tradicional abulense. Saber cocinarlo no es complicado, pero requiere empeño y tener en cuenta una serie de recomendaciones. Y lo más importante: contar con una buena materia prima. ¡Y en Carnicerías Sastre tenemos la mejor!

La estrella de la marca de prestigio Carne de Ávila es, sin duda, el chuletón. ¡Y para nosotros no iba a ser menos! Todos nuestros chuletones aparecen identificados con la imagen corporativa de esta Indicación Geográfica Protegida, al igual que con la identificación individual del animal, ganadería de procedencia y lugar de sacrificio. ¡Nos encanta esta carne por su ternezaintensidad calidad de su sabor!

Chuleton-ternera_avileña_negra_ibérica-carniceria-sastre-avila-01

Pero pongámonos ya manos a la obra y descubramos una gran receta. Eso sí, lo primero que debemos de hacer es conocer los puntos de la carne y cómo le gusta a cada uno de nuestros invitados. Esto puede ser un punto a nuestro favor si lo que queremos es ser buenos anfitriones y sorprender con el chuletón perfecto.  ¿Qué cuáles son?

–       Poco hecha: Para presentar la carne así debes cocinarla durante poco tiempo a una temperatura muy alta. El interior estará templado, aunque sin cocinar.

–       Sangrante: El interior de la carne quedará rojo. Es el clásico “vuelta y vuelta”. Al tacto tiene que estar muy blanda y jugosa. Tendrá un tono leve rosado que rodeará un centro rojo.

–       Al punto: Esta forma de degustar el chuletón de Ávila es la que más “adeptos” tiene. Se consigue con un cocinado más lento y con una temperatura más baja en la sartén, plancha o parrilla. Quedará tostada por fuera y rosada por dentro pero, no sangrará.

–       Muy hecha: Requiere de un cocinado muy lento. Si la presionamos, notaremos que está muy dura porque ha perdido todos sus jugos y hasta su sabor final.

Y una vez que tenemos toda esta información, ahora sí, ¡toca cocinar!

chuleton-sastrecarnicerias-avila

Ingredientes:

–  4 Chuletones de Carne de Ávila de 800 g.

–   Sal gorda

–   Aceite de oliva

Elaboración: 

Del lomo alto, se cortan cuatro chuletones de aproximadamente unos 800 g., todos ellos con hueso y gran pala. Es muy importante tener en cuenta que es imprescindible que la carne haya reposado al menos 12 días en cámara y se saque de ella de 3 a 4 horas antes de cocinarlo. ¿Por qué? La razón es muy sencilla: tiene que reposar. Si la cocinamos directamente del frigorífico obtendremos una carne dura y un cocinado de mala calidad. Además, según vayan pasando las horas, podremos apreciar como la carne va haciéndose más grande a temperatura ambiente. Una vez hecha esta puntualización, procedemos a su preparación.

  1. Sumergimos el chuletón en una jarra de aceite de oliva frío, dejándolo escurrir para que suelte el aceite sobrante y lo echamos en una placa bien caliente.
  2. Lo mantenemos durante unos 7 minutos por un lado, salándolo con sal gorda y dándolo la vuelta y manteniéndolo de nuevo otros 3 minutos por ese otro lado.
  3. Posteriormente, lo sacudimos para expulsar el sobrante de sal.

Fácil, ¿no? Que levante la mano a quien le apetezca ahora mismo un buen chuletón. 😉

Abrir chat
¡Haz tu pedido por whatsApp!
Powered by